Mamá, yo te perdono y te pido perdón

El perdón más importante, después de haberme perdonado a mi…

Como lo mencioné en el post pasado, en este día de las madres quiero aprovechar para darle a mi mamá y darme el mejor regalo del mundo: EL PERDÓN, dejar el pasado atrás y que sea de nuevo mi máximo apoyo, mi escudo, mi amiga, así como yo el de ella.

Querida mamá:

El regalo que tengo para ti en este día de las madres será muy diferente a los que has recibido años pasados… no será joyería, bolsos ni ropa… sino será el poderte decir lo mucho que significas para mí, que te libero de toda responsabilidad y culpa del trato que haya recibido en el pasado (mientras fui creciendo) pero sobre todo quiero pedirte perdón, perdón, perdón, perdón… por todas las veces que te he ofendido siendo la persona que más me ama y me ha apoyado durante todo mi vida.

Además quiero que sepas que estoy mejorando, hoy en día si pienso que puedo llegar a ser feliz… aún tengo un largo camino que recorrer pero lo estoy haciendo a paso firme; no quiero que estés inquieta, te preocupes o pases noches  sin dormir porque pienses que problemas que se están dando en este momento puedan llegar a perturbarme… el sentido que ahora he comenzado a darle a mi vida es otro, si me equivoco, ya tendré otra oportunidad, para mi lo más importante es continuar aprendiendo como ser una buena madre y por primera vez en más de 30 años, tomar la responsabilidad de mi vida, de mi propia felicidad, y actuar conforme a ello. Sé que mientras yo este feliz y me sienta plena, mis hijos serán felices y todo fluirá de la manera correcta.

Pasaste por una etapa muy complicada durante toda tu infancia y juventud, nadie nacemos sabiendo como ser padres y mucho de esto lo vamos aprendiendo ya con nuestros hijos, a “prueba y error” y sin duda desde mi concepción he sido una persona que se “salió del molde” por lo que también entiendo que era mucho más complejo poder criarme “de forma estándar”.

Me llevaste con una psicóloga desde que tenía alrededor de 7 años, siempre estuviste preocupada y buscando activamente apoyo para mi problema de sobrepeso, y sé que el tener unos padres tan rígidos y poco expresivos como fueron mis abuelos contigo, hacía mucho más complejo el saber “encontrarme el modo” más adecuado.

No entraré en detalle de cada uno de los momentos en los que pude haberme sentido lastimada, lo más importante para mi es que sepas que desde ahora, Mayo de 2019 ya no volveré a culparte ni hacerte responsable por problemas o situaciones que a mi se me presenten o se me vayan a presentar en el futuro. Tu hiciste lo mejor que pudiste con mi crianza, en base a lo que tú también recibiste de mis abuelos.

Se me parte el corazón de solo recordar como te hice llorar, como te lastimé en Abril del año pasado, cuando tuve mi crisis y “exploté” incluso llegue a insultarte dentro de esa “explosión”

No es correcto justificarme con los problemas que haya estado teniendo, no es posible que la persona que más me ha amado y sé que siempre me amará de manera incondicional la pueda lastimar.

Y así como esa vez, (la del año pasado) he tenido muchas “reacciones explosivas” donde en la última que tuve te llegué a decir por Whatsapp (el 3 de marzo para ser exactos) “…Ustedes solo sirven para arruinarme la vida, tu y mi Papá arruinaron mi vida” esta última reacción fue además por un malentendido sin dolo y no sabes lo mucho que me arrepiento de haberte escrito todas esas cosas… lo que menos quiero es alejarte a ti o a mi Papá de mi vida, y tampoco quiero que estando presentes, busquen mínimo 3 metros de distancia de mi porque tengan miedo de hablarme debido a mis reacciones.

Sé que 2018 ha sido el peor año que he pasado en toda mi vida y que también para ti lo ha sido en torno a tu relación conmigo y quiero pedirte perdón, en lugar de haberme apoyado de ti, de no caer tan fuerte en mi depresión, con mi agresividad sólo te he ido alejando, sintiéndome cada vez más sola sin tener a la persona que más me ama cerca de mí. Te quiero mucho Mamá y te necesito cerca de mí.

Quiero hacer contigo también un compromiso el día de hoy, prometo ya no lastimarte, quiero que puedas convertirte en el apoyo que necesito tanto en estos momentos y de la misma forma que tu tengas esa misma confianza en mí, que sepas que puedes contar conmigo incondicionalmente.

Tu solo has pensado y actuado siempre buscando mi felicidad. El tratamiento que empecé este año para dejar de vomitar (ya hace casi 16 semanas) me hizo caer en un gran bache de apatía, desgano, falta de energía al dejar mis atracones y disminuir la ansiedad, pero cada día voy recuperando más y más esa energía, y mucho se ha debido a que también he cambiado la forma de ver las cosas, ahora no me mueve el poder, el “querer ganarlas todas” si no lo que me mueve ahora es el amor, el buscar estar bien y ser feliz; porque sé que logrando esto, mis hijos, mi familia, el negocio, todo a mi alrededor se irá ajustando en la medida correcta.

TE AMO MAMÁ, Feliz día de las Madres… sin duda la mejor Mamá que pudo mandarme Dios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *