Como aprender a andar en bicicleta… ¡a mis 30’s!

No es fácil hacer algo bien que tengo toda la vida haciendo a medias

¡Hola!

¡¡¡Pues aquí estoy a las 4 de la mañana sin poder dormir!!! Mi despertador está puesto para sonar en 2 horas y media y ésta es mi segunda noche seguida que no logro conciliar el sueño. Ayer me dormí a las 5 am, hoy salí a caminar en la noche y a pesar de mi medicamento mi mente está trabajando a 1000 por hora como una computadora recién restablecida.

El viernes había escrito un post que incluso ya tenía foto y todo para sólo publicarlo que NO fue aprobado por “mi equipo de edición” (¡Jajajaja le llamaré así ahora a mi hermana y Charito!) … aunque creo que si me sigo apoyando en mi hermana mayor no volvería a subir un post en mi vida; de hecho hemos ya platicado mi hermana y yo sobre el hacer un libro, a mí me gustaría, después de entrar en remisión total de mi bulimia, escribir mi biografía, porque si bien aquí en el blog tengo la oportunidad de compartirles algo de mi vida, no es ni a un 10% de todo lo que he vivido, etc. y creo que superando esta enfermedad, como estoy segura que lo haré, puedo ayudar a mucha gente… Si conocieran la forma de cómo toque fondo y la transformación que estoy teniendo, ¡cualquiera puede recuperarse!

Hablando del post que ya había escrito el viernes, te cuento que es el segundo que escribo y dejo sin publicar… finalmente el objetivo del blog es como una terapia de desahogo, además de que, con mis experiencias, pueda de alguna manera hablar sin censura de muchos temas que son tabúes y de los que, por lo mismo, mucha gente puede llegar a sentirse que está sola o que incluso está peor su situación de lo que realmente es.

Como te llegué a platicar en mis primeros post, yo fui una niña con obesidad infantil y por lo mismo fue una gran traba, además de mis temores, para que mis papás lograran enseñarme a andar en bicicleta, así que heme aquí toda una señora, en sus 30 y tantos, madre de 3 hijos sin saber lo que es disfrutar de un paseo en bici, si esto fuera lo único que no aprendí no sería tanto problema, pero así como esto, tampoco aprendí nunca lo que era estar en una relación de pareja sana; desde mi primer novio oficial en el 2003 hasta antes de conocer a Charito, tuve 16 años siendo una mala pareja, o una pareja a medias y ahora el proceso de aprendizaje es mucho más complicado de lo que hubiera imaginado.

Como sabes que siempre que toco un tema en el que yo no tengo una anécdota propia o experiencia como tal, me gusta apoyarme del “Señor Google” y esto fue lo que encontré sobre la mejor edad para aprender a andar en bicicleta: “En el caso de aprender a andar en bicicleta, la mejor época para hacer es durante la niñez, porque es en este período en que tenemos la capacidad para absorber una gran cantidad de conocimientos de manera tan natural como respirar. Porque además las caídas forman parte del día a día, así que no hay miedo a quedar con la rodilla pelada y con costras, así aprendemos rápidamente a saltar cunetas y andar en todo tipo de terrenos. Y finalmente como no existe el miedo al ridículo y la gran mayoría de los niños de la escuela y el barrio están en el mismo proceso, se transforma en algo natural.”*

En el caso de las relaciones de pareja, al menos creo yo que mucho se da de nuestra formación desde pequeños, de cómo aprendemos a relacionarnos, a hablar de nuestros sentimientos, como vemos la relación de nuestros padres, así de cómo es nuestra relación con ellos y con todos con los que creamos vínculos afectivos.

Yo no pude superar que mi figura principal de seguridad, apego, vínculo y afecto (mi mamá) en su momento haya sido una figura de hostilidad y dolor que me generaba emociones de ambivalencia (amor-odio) y fue el modelo de relación que aprendí. Pero, así como la relación con mi madre ha dado un giro de 180 grados y ahora puedo afirmar que es mi gran apoyo, también puedo decirte que el haberme criado así no es una condena, he tenido que aprender que no tengo porque continuar con el mismo esquema de relación objetal, ya que al hacerlo solo consigo castigarme y sabotear mis relaciones. El primer paso para cambiarlo es siendo consciente de ello, y cambiar los esquemas ya establecidos.

Lo anterior suena muy fácil plasmarlo, pero la realidad es que es una tarea de TODOS LOS DÍAS, el hacer consciencia que no debemos de repetir nuestro pasado, el hacer consciencia también, que cada vínculo afectivo, que cada pareja que hemos tenido nos va dejando algo de “carga” de su esencia y debemos de ser muy cuidadosos de solo continuar los patrones virtuosos, de tomar lo mejor de cada vínculo para nuestra relación de pareja actual, así como de todas nuestras relaciones afectivas.

Espero que llegue el día que yo pueda mantener una estabilidad total sin traerme los fantasmas del pasado a mis relaciones afectivas de una forma automática, que el tener una relación de pareja sana, el crear un vínculo afectivo sano sea tan natural y sea tan sencillo como lavarme los dientes.

PD# 1: Este post lo empecé a escribir a las 4am de la madrugada del lunes y lo estoy terminando a las 4am de la madrugada del jueves 15 de agosto.

PD #2: Este post es dedicado a mi Charito: Hace 5 meses llegaste a mi vida … Si no existieras / dejaras de estar presente no estaría tan mal mi vida,  PERO juntas no siento que solo sumamos, sino que elevamos a la potencia nuestras virtudes… somos EXPONENCIALMENTE BUENAS cuando estamos juntas… además yo no quiero dejar de buscar el COMO SI… Te Amo y espero me permitas pasar el resto de nuestras vidas unidas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *