Por fin desperté…

Buenos días Sr. Julio

Hola

¿Cómo estás?

Pues sin duda este mes de Julio que terminó hace 1 semana ha sido el mes más movido para mí, no solo de este 2019 sino de los últimos años.

Si tuviera que usar una palabra para describirte este mes que acaba de finalizar sería DESPERTAR… este mes desperté, de algunas situaciones estuve dormida unos meses, pero de otras estuve más de 10 años en completa obscuridad… por miedo, falta de autoestima, comodidad en un papel de víctima, me permití caer en excesos, apatía, dañando mucho a mi familia llegando a un punto en que solo estaba flotando, dejando que la corriente me dirigiera, dejé de tener el control de mi vida.

Este año, aunque inicié mi tratamiento para combatir la bulimia desde enero y he mejorado mucho el tema de los atracones (el último episodio fue el 11 de Junio y desde el 18 de Enero al día de hoy, aproximadamente han sido sólo 10 días malos.) no fue hasta después del 4 de Julio que me reactivé mucho ya en mi negocio, prácticamente ahorita ya estoy al mismo nivel, sino es que a un 95% de como estaba antes de que comenzara con mi crisis en Abril del 2018 y lo mejor de todo (si, lo veo como algo muy positivo) es que, a pesar de estar viviendo un gran estrés personal (un inminente divorcio cuya situación con mi esposo ha dejado de ser tan amigable como parecía) no he estado tentada a caer en la bulimia, a caer en depresión.

El DESPERTAR que te platico comenzó exactamente después del 4 de julio, esta fecha en la que me animé a hacer mi cambio de look, fue el día que te mencioné en mi post que si una mujer hacía un cambio de look era porque tendría un cambio muy fuerte en mi vida… y no mentí… lo que no te comenté en ese post publicado ese mismo día fue que tuve una situación de violencia que activó este despertar… y cuando ocurren situaciones de ese tipo YA NO HAY MARCHA ATRÁS… una vez que abres los ojos ya no los puedes volver a cerrar.

He recibido muchos comentarios de mi gran cambio precisamente en este mes de Julio; por mencionarte algunos, el martes 23 de Julio me dice un amigo que me maquilla: “y ahora tú, ¿Qué tráes? ¿Por qué estás tan tranquila, en paz?” (el mismo que me hizo mi cambio de estilo el 4 de Julio) el 25 de Julio la niñera de mis hijos me comenta “Gaby, sabes, nunca te había visto tan contenta, tan feliz”. Mi mamá me dijo también el 23 de Julio “ya extrañaba tu sonrisa, tus bromas, tu buen humor” Y mi papá le comentó a mi mamá el 27 de Julio “que diferencia con esta Gaby, ya no hacía bromas con nosotros, ya no convivía, es otra completamente”.

Así que no, ya no estoy en crisis, ya no estoy mal, obviamente tengo mucho que mejorar, pero yo me pregunto ¿quién no tiene que hacerlo? Todas las personas debemos estar en un proceso de mejora continua; nadie puede ser tan soberbio de sentirse que es perfecto, ninguna persona jamás en el mundo ha podido, puede, ni podrá estar al 100, el 100% del tiempo, eso no es ni sano ni posible, estar bien es una decisión que debemos de tomar a diario, y aquella persona que piense que lo más importante son sus hijos o cualquier otra persona diferente a si misma está completa y absolutamente equivocada. Yo debo de estar bien YO, lo más importante es que esté sana, feliz YO… si estoy bien YO, si soy una persona plena YO, por ende, mis hijos lo serán… pero una persona que quiera anteponer la felicidad de cualquiera a la suya, incluso la de sus hijos… tarde o temprano le cobrará factura, terminando por gritarles, educando no de la mejor manera, etc.

No creo que exista un mejor camino en encontrar la verdadera felicidad si no se empieza por uno mismo, esa ha sido siempre la clave, si uno está bien consigo mismo TODO LO DEMÁS, TODOS LOS DEMÁS a tu alrededor se irán acomodando.

Este post lo empecé a escribir el sábado 3 de agosto, sin embargo, tuve un detalle de salud que me tuvo 2 días en el hospital fuera de circulación por lo que hasta ahora pude reactivarme para terminar de escribirlo. Estoy bien, muy bien, al parecer es un tema que va más por el lado de migraña, me realizaron una resonancia magnética y todo salió bien, como quiera me estará consultando un neurólogo para revisar el medicamento que tenía por parte de mi psiquiatra.

Lo importante es que con dolor o sin dolor de cabeza, e independientemente los problemas que se pudieran llegar a presentar en el día a día yo YA DESPERTÉ y no voy a volver a dormirme, ya estuve mucho tiempo en un papel de víctima en el cual no pienso volver a acomodarme, la vida nos seguirá poniendo retos y así debemos de irlos superando, trabajando de uno en uno para lograr sobrellevarlos sin que la ansiedad nos quiera ganar.

Todo se puede en esta vida, el secreto es encontrar el como si…

3 ideas con respecto a “Por fin desperté…”

  1. Me encantó la lectura y hace reflexionar muchas cosas en nuestra vida quizas sin darnos cuenta nos dormimos y tardía en volver a despertar. Pero nunca es tarde .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *