La empatía; un don/habilidad ausente en la mayoría de la gente con algún tipo de desorden mental

Los desórdenes mentales por lo general nos hacen aislarnos y crearnos una coraza

¡Hola! Aquí estoy de nuevo, escribiendo mi primer post para el blog del mes de Junio… he tenido días un tanto complicados, pero como el título bien lo dice, tanto a mí, como a todos los que padecemos algún problema, algún desorden psicológico se nos olvida ponernos “en los zapatos de la otra persona” más frecuentemente que lo que lo hace la gente “común y corriente” y no nos damos cuenta que aunque hay gente que no sufre de desórdenes alimenticios, ansiedad, obsesiones, también tiene otro tipo de problemas, y en ocasiones más fuertes que nosotros… por el simple hecho que tienen que lidiar con sus problemas, además de apoyarnos a nosotros… pero estamos tan ensimismados en nosotros que no lo vemos y cualquier error, cualquier detalle que se les pasa por alto lo tomamos como EL PEOR Y MÁS GRAVE EQUIVOCACIÓN… sin considerar que su semana también ha estado fatal, que también han tenido malos días, que ellos también se enferman, a ellos también les puede doler la cabeza.

Esta es la razón por la que he decidido dedicar este blog, después de tener más de 4 meses enfocados en gran parte a mí, a mis avances, a mis recaídas, a los que me rodean, pero no desde el punto de vista de “las cartas de perdón” que finalmente han sido una liberación también mía, sino más bien, de cierta forma a explicar como he tenido otro golpe de consciencia, como he abierto los ojos, tal vez en algo que para muchos pudiera ser “muy obvio” para mi no lo era, que es la empatía.

El hecho de nosotros tener un trastorno no nos hace dueños, amos y señores de todos los males del mundo, siempre habrá algo que nos afecte, pero no solo a nosotros, sino a TODO EL MUNDO, y tenemos que ser muy conscientes de ello.

Para mí, “mi talón de Aquiles” ha sido, es, y no sé por cuanto tiempo siga siendo el sentirme rechazada, pero para algunas personas puede ser su relación con su familia, o el no haber sido aceptada en la escuela para estudiar una maestría. ¿Y qué hacemos nosotros? O más bien, que suelo hacer yo y cuando me cuentan tristes alguna historia… llegar a pensar “¡por favor, he padecido por casi 20 años bulimia, me acaban de operar de nuevo hace 3 días, no he podido dormir en 2 semanas y tú estás LLORANDO por qué tu hermana vendrá a visitarte y no tienes ganas de verla!”

Después de “verme en el espejo” veo que yo me siento morir si esa misma persona sólo ve una foto en Instagram y le da LIKE sin hacerme mayores comentarios, pero no menciona específicamente algo diferente QUE DEBIÓ notar de la foto (estoy dando un ejemplo exagerado) como los aretes que traía puestos, que DEBE SABER que significan mucho para mi etc. Finalmente, no siendo coherente ni justa… no siendo empática en su situación vs lo que exijo de la mía.

Como mencionaba anteriormente en el blog, esto ha sido otro golpe de realidad, el darme cuenta, una vez más, como aún tengo mucho por sanar, como aún sigo siendo muy egoísta, como necesito trabajar mucho en el trato con mi familia, mis amigos, con las personas que se preocupan por mí. (No se si alguna vez te lo llegué a mencionar, pero el trastorno alimenticio es una de las enfermedades que se consideran más egoístas, y de hecho cuando se comienza a ver mejoría, una verdadera recuperación en ella es cuando la mujer comienza a hablar sobre maternidad… este dato hace mucho me lo comentó mi ex psiquiatra).

Gran parte de este “golpe” me vino también por una conocida que me bloqueó de Whatsapp por no sentirse “comprendida” de cierta manera por mi (una persona que también tiene rasgos de personalidad limítrofe) y que también es bastante egoísta en sus reacciones, que al igual que yo le falta mucha empatía y sus reacciones, al igual que las mías suelen ser de sentirse rechazada, del tipo “ya no me busques, no valgo tu tiempo” etc. Yo soy muy paciente con este tipo de personas porque yo de cierta forma me he comportado similar (a veces más a veces menos dramática). Y al ver su reacción esta última vez me vi sentí reflejada, sobre todo por justo hoy tuve un pensamiento irracional, producto de no ver el todo, de sentirme rechazada y al mismo tiempo no ser empática, caer en mi egoísmo.

Es importante, no solo para las personas con algún tipo de trastorno psicológico, sino para todas las personas que leamos, conozcamos sobre la empatía.

Te dejo aquí un poco del significado de empatía que estuve leyendo en internet.

Según el sitio Cuidate Plus* exponen el significado que da Ma. Del Carmen Soliveres una psicóloga y codirectora de PsicoActúa “La empatía es la capacidad de captar, entender y comprender las emociones de otra persona, lo que piensa y cómo se comporta”… “Esta habilidad, es una pieza clave en las relaciones sociales, gracias a ella nos relacionarnos de forma eficaz y satisfactoria. La empatía nos garantiza desarrollar relaciones sanas”.

“La clave de la empatía está en la capacidad de escuchar realmente lo que el otro siente y plantea. Entenderlo es fundamental para saber convivir”. Esto de acuerdo a Fernando Catalán, Presidente de la COPCV. Además comenta “Respetar al otro porque piensa lo mismo ni tiene valor ni nos ayuda a la convivencia porque crea bandos”. “Es imposible convivir si al final no estamos aceptando al otro. Eso no quiere decir que no pongamos unas normas de común acuerdo para convivir: si circulamos en sentido contrario y no nos ponemos de acuerdo de por qué lado vamos nos chocamos, tiene que haber una coordinación desde la tolerancia y la tolerancia significa que yo no tengo un derecho mayor que el tuyo a hacer prevalecer mi forma de ser o mi forma de pensar”.

La psicóloga Soliveres indica que existen muchos factores por los que hay unas personas mucho más empáticas que otras; una parte es genética y viene determinado desde que nacemospero la gran parte está determinada por el ambiente.

“El grado de empatía varía mucho entre personas, aunque habitualmente es mayor entre gente del mismo sexo, edad, raza o grupo social. También se ha postulado que las mujeres son más empáticas porque evolutivamente necesitaron entender mejor qué significaban los gestos y lloros del bebé. Por eso sus habilidades sociales están mucho más desarrolladas”

“Frases y advertencias comunes como que no te engañenno te fíesten cuidado, hace que desde pequeños nos creamos y perpetuemos la creencia de que las otras personas nos van a engañar y nos pongamos una coraza contra el otro” Señala Catalán.

La buena noticia es que podemos ser más empáticos: la empatía se puede entrenar. 

El primer paso para conseguirlo es tener voluntad de cambio y analizar e interpretar nuestras propias emociones.

El segundo paso sería aprender a escuchar más a la otra persona

Algunas técnicas que podrían ayudar a entrenar la empatía, según la codirectora de PsicoActúa son:

  • Atender a la conducta no verbal, tono, postura, expresión, mirada, silencios…
     
  • Para entender a alguien hemos de intentar imaginarnos qué le motiva a hacer lo que hace.
     
  • Tratar de no sermonear a la otra persona, ayudarle a que se exprese sin precipitarnos en un “tú lo que tienes que hacer es…”.
     
  • Preguntar ¿cómo estás?, dejando que la persona se exprese. En demasiadas ocasiones lo hacemos como mero trámite de cortesía.

Hasta aquí te comparto lo que encontré sobre empatía en Internet. Sé que suena mucho más fácil de lo que es, pero una vez que leemos sobre esto al menos nos hacemos conscientes y ya es más difícil que lo dejemos “pasar por alto”.

Muchos de los que padecemos trastornos psicológicos hemos gritado a los 4 vientos EMPATÍA, EMPATÍA, EMPATÍA, pedimos que la gente nos entienda, que nos comprendan, que tengan empatía… sin embargo nosotros no damos lo que exigimos, y no es justo, no es justo para nuestras parejas, nuestra familia, debemos de ser coherentes, no está mal exigir, pero el que estemos enfermos no significa un privilegio o tener MÁS DERECHOS que el resto de las personas, todos tenemos los mismos derechos fundamentales, empezando por el respeto, la equidad. Y así como exigimos que nos comprendan, nosotros debemos de comprender a todos los que nos rodean, y no solo haciéndonos las víctimas pensando “si, entiendo que soy alguien muy complicado de tratar, soy basura, no valgo la pena” … No, eso no es ser empático; empático sería entender que,  así como nosotros tenemos días grises, nuestra pareja no necesita tener un trastorno de ansiedad, bulimia ni impulsividad para tener un día igual o más gris que el nuestro, sufrir una pérdida igual o peor que la nuestra, enojarse igual o más que nosotros.

Nuestro desorden y/o enfermedad no nos hace especiales, no nos da el derecho de sentirnos “superiores” y poder pisotear los sentimientos de la gente que nos quiere, y desgraciadamente es lo que muchas veces hacemos, bajo el argumento “pobre de mí, tomo medicamento, estoy enferma”

Abrazo fuerte, si te identificas conmigo por padecer algún tipo de desorden, es tiempo de ABRIR NUESTRA MENTE, escuchar más a nuestros seres queridos, y si tu eres ese ser querido, TE PIDO PERDÓN, seré más empática.

Fuente:

https://cuidateplus.marca.com/bienestar/2019/04/02/-entrenar-empatia-169978.html

1 idea con respecto a “La empatía; un don/habilidad ausente en la mayoría de la gente con algún tipo de desorden mental”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *