¿Cuánto estás dispuesto a perder?

El costo de no quedarte solo…

A 13 días de que termine el año y a unos días de tener 1 año más de vida creo que la mejor enseñanza que me puedo llevar es CHINGUEN A SU MADRE* TODOS los que no les guste mi forma de ser…

De niña crecí con este sentimiento de rechazo… rechazada por mi abuelo paterno, que siempre dijo que solo tenía una nieta (mi hermana mayor) a lo que luego se le sumó otro nieto (mi primo).

Después fui duramente criticada por mis tías paternas, que si “picaba la comida” cuando aún no la servían en el plato a todos (en las comidas familiares), comer con la mano (y no usar cubiertos), etc.

En la escuela también era “rechazada” por ser fuera de lo convencional, muy gritona, muy extrovertida, siempre rompiendo las reglas, las maestras “no podían conmigo”… y después vino mi sobrepeso… y con eso comencé a sentir el rechazo de mis compañeras el cual yo sobrellevaba con agresión, siempre a la defensiva… !además en las reuniones mi único tema de conversación que se me ocurría era hablar de la tarea¡ (hasta yo me hubiera mandado a la chingada** Jajajaja)

Creo que una vez que salí de secundaria (9no grado, sería para los que no son de México, normalmente es cumpliendo 15 años o en mi caso de 14 años y medio) comencé a tratar de buscar comportamientos compensatorios con mis amistades poco a poco… de manera inconsciente siempre he sido muy protectora con “LOS MIOS” (en 1ero de primaria me pusieron un reporte en conducta por empujar a una niña que empujó a mi prima… a la niña nada le pasó, nadie se enteró… sólo yo fui la castigada por salir en defensa de mi prima) pero si comencé a ceder de cierta manera en darles la mejor opción a mis amistades (si solo quedaban 2 paletas, que ellas eligieran primero por poner un ejemplo burdo), o si incluso con algo no me sentía del todo cómoda prefería que fuera la opción que se hubiera elegido en mayoría (aunque mi personalidad per se pueda tender más hacia el egoísmo) y al final terminar invitando yo una cena que ni siquiera había sido de mi total agrado.

Cuando íbamos de viaje e iban amigas que no tenían las mismas posibilidades de gastos con tal de que salieran las invitaba para que pudieran convivir con todas.

Ahí todo iba relativamente bien, el problema fue ya graduada de universidad cuando los obsequios, lo que comencé a dar comenzó a ser demasiado, no lo hice como una forma de “comprar amistades” Talvez fue una forma de transmitir “soy una persona diferente, que te dará tarde o temprano dolores de cabeza DIFERENTES a lo que te generan el resto de tus amistades, así como tus otros amigos te dan poco, tanto en obsequios como en tiempo de calidad, en estar contigo para defenderte, también esos amigos no tienen el mismo grado de exigencia ni problemas que encontrarás conmigo” … pero lo que sí he descubierto sobre todo este año… es que creo que al final la gente cuando se topa con mi lado obscuro… olvida toda mi luz, más allá de todo lo que yo haya podido hacer por ellos, desde ayudarles a conseguir un trabajo, negociar el sueldo que esperaban, prestarles dinero, haberme quedado hasta las 4am trabajando en un trabajo que tuvieran que entregar (cuando yo viajaba a las 6am con mi pareja y ni maleta tenía) etc etc etc… se convierten con memoria selectiva.

Y más porque los problemas se han generado por cuestiones laborales, se hacen tan soberbios que ni siquiera son para responder de manera profesional… lo que ya me ha hecho dar varios pasos atrás y cuestionarme

¿Es este el tipo de amistades que quiero estar cultivando? ¿Amistades que mientras obtienen algo de mi fluye todo, pero si no… ahí ya se crea el muro y yo me vuelvo en la villana?

Y me conocen tan bien para saber de este sentimiento de culpabilidad que TENÍA, sabían como manejarme, hasta donde empujarme y como lograr “doblarme”

Pero YA NO MÁS

Aquí por más que yo sea la bulímica con perfil egoísta NO FUI YO… y algo que si me causa mucho conflicto interno es que si me siento con los dedos señalándome del tipo “algo debiste haber hecho mal” …

Creo que este sentimiento de culpabilidad lo tengo porque he actuado y en muchas ocasiones lo sigo haciendo (actuando de manera egoísta) con mi círculo más cercano, con las personas que más me quieren, me cuidan y los más desinteresados, que es mi Charito, mi ex esposo (si, soy su BFF) mi mamá, mi papá, mis hermanas, incluso con mis hijos, y algunas amigas de las cuales no ocupo más de una mano para contarlas y por las que JAMÁS HICE NI DI un 20% de lo que hice por estas personas que aquí menciono en este post (y hablo de amistades desde 1999).

Cuando veo de fuera esto que me ha pasado si me quedo WOW, si así lo quieren ver por primera vez en más de 30 años es la primera vez que por alguien que di tanto estoy dispuesta a perder todo, porque NO FUE MI CULPA (cuando digo todo, es todo lo que conlleva la relación de amistad con la persona).

Si para ellos vale más el orgullo / ego que la amistad demuestran su valor como persona, pero creo que ya es momento que el valor me lo comience a dar ¡YO A MI!

Tengo que pensar mucho en mi ex cuñado que tiene esa forma de ser donde dice que la gente vive mucho bajo estereotipos y que él vivió muchos años infelices (con psicólogos, psiquiatras) debido a eso, al estereotipo de TENER QUE tener pareja, casarse, tener hijos, una determinada cantidad de amigos, hasta que DECIDIÓ vivir bajo sus propios principios de lo que a él le hacía feliz, talvez esta forma de ser lo hizo más aislado, pero sé que los amigos que tienen son verdaderos y son a los que nunca tendrá que invitarles o más bien los que jamás esperan ni una sola cerveza de parte de él… de hecho, él, como padrino de 2 de mis hijos, no lo elegimos por esperar nada, fue por amor, cariño puro y cuando después de un concierto de rock (una de sus muchas pasiones) llega con algún souvenir para mis hijos en verdad me sorprende incluso más que un gran regalo que puedan recibir mis hijos de parte de sus abuelos, porque sé que su obsequio es genuino, sin ataduras, y sin esperar ni las gracias de regreso… y hacía ya quiero llevar mis propósitos para el 2020… no volver a esperar nada de la gente que no sea mi familiar nuclear, sacudirme a la gente que solo tenía como amistad en momentos que sentían mi luz…

Porque si bien en una relación SANA de pareja; en una familia, existe el ceder, y como tal ceder bajo esos términos, CEDER no es igual a perder, esto cambia completamente, cuando llevas meses dando dando dando y la balanza en una amistad no se siente del todo justa… sobre todo si el quiebre que ha provocado la pérdida de la relación es el ya no poder sostener un tipo de relación donde eres tú la que siempre has dado más.

Me explicaba mi psicóloga que existen en la amistad los que son más de DAR y a los que les gusta RECIBIR, buscando un poco en Google, encontré la siguiente nota:

Se conocen como los takers y los givers: demandantes y dadores compulsivos.

Demandante: Es aquella que nunca va a perder la oportunidad de un atajo. En psicología, se dice que abusan de una defensa que se conoce como proyección. El razonamiento es: si algo me conflictúa, debe ser porque alguien tiene la culpa. Parten de una sensación de escasez. Se sienten pobres de recursos y de vida interior. Es la otra persona en quien siempre se deposita la ilusión de completitud que nunca llega.

Dadora: tiene exacerbada la introyección, otro tipo de defensa que va hacia adentro. “Si algo quedó agujereado, yo debo tener con qué rellenarlo” (es su modo de razonar) “Si alguien tiene un malestar, seguro tengo la culpa”. “Si tengo un malestar, algo debo estar haciendo yo mal”. No solo les parece que lo que ellas dan siempre es lo mínimo que deberían dar, sino que magnifican cuando les toca recibir. Está la que da para ganarse el amor de los demás y la que da por culpa.

¿De donde viene esta forma de ser?

Todo parte de la Niñez

Alguien que tuvo fallas a nivel de la protección y el amparo puede devenir en demandantePero si fue exitosa en arreglárselas solita, alguien que no ha dado preocupaciones a sus padres, puede quedar como una permanente dadora. Hoy es una adulta que se comporta en un dar o demandar compulsivo con la esperanza mágica de que esta vez sí va a recibir ese amor que no le dieron en el pasado.

La clave es devolver un poco menos de lo que recibimos

Por el Doctor Sebastián Díaz Varela, médico familiar especialista en ayurveda y homeopatía.

Según las leyes sistémicas, en nuestras relaciones tiene que existir un equilibrio entre el dar y el recibir. En una amistad, por ejemplo, ese equilibrio tiene que ser igualitario. Así tomo de mi amigo o amiga en la medida en que puedo dar a cambio y doy en la medida en que él o ella puede darme algo también.

¿Qué sucede en una amistad cuando uno de los miembros da demasiado y el otro no puede devolver tanto como recibe? Se origina una potente tensión derivada de la falta de equilibro igualitario y el que recibe más de lo que puede dar se va, abandona el vínculo. Entonces, empequeñecemos al otro y lo culpabilizamos de lo que estamos haciendo. Pero lo que sucede es que, al no sentirnos iguales, no hay amistad real, justa. Por eso, Bert Hellinger propone devolver siempre, pero un poco menos de lo recibido. De esta forma, si lo reintegro, me quedaré satisfecho al no sentirme en deuda, y si devuelvo un poco menos de lo que me han dado, sigo en la amistad, ya que permito a mi amiga/o tenerme cerca para “cobrarse” en lo positivo cuando pueda y quiera. Devolver un poco menos de lo que nos dan no es fácil de hacer ya que estamos habituados a devolver más. Y si te fijáis, para mantener cualquier vínculo sano y vivo, esta acción es una de las más importantes.

Creo que con el texto que les comparto les puedo decir que en mi hay una dualidad, porque como pareja, hija, hermana soy DEMANDANTE pero como amiga soy DADORA… me gustó el tema para investigar más sobre esto, creo que lo más importante y como siempre el primer paso es HACERLO CONSCIENTE (recuerda, puedes hacer LO QUE QUIERAS, así sea la mayor estupidez mientras SEAS CONSCIENTE)

¿Qué piensas? ¿Alguna vez te habías planteado si eras de los que DABA o de los que RECIBÍA? ¿O te sentías en perfecto equilibrio?

Y por último… ¿Cuánto VALES TÚ? ¿Cuánto de ti estás dispuesto a DAR a cambio de una amistad? Y esto… ¿Qué tipo de amistad va a atraerte?

PD: (para los que no son mexicanos, traduzco mis modismos)

*CHINGUEN A SU MADRE: Insulto que usualmente se emplea en un estado de irritación extrema.

Uso: malsonante. Como en la cultura popular de México se venera a la madre, este suele ser el insulto más ofensivo.

**MANDADO A LA CHINGADA: Expresión que se usa para rechazar sin miramientos y de forma tajante a una persona o una cosa.

Despedir con desprecio o disgusto a quien importuna. También se dice “Vete a la mierda o a la verga“.

FUENTE:

https://www.lanacion.com.ar/lifestyle/en-la-amistad-sos-mas-de-dar-o-de-recibir-nid2045112

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *