El “Krampus”

El demonio que aparece en la víspera de Navidad con el fin de llevarse a los que se han portado mal…

Puedes ver lo “festiva” que me siento a 12 días de celebrar la Navidad (u 11 de la Noche buena, que es lo que acostumbramos a celebrar muchos de mi ciudad) que hoy quise hablar de este demonio y lo que representa, para después compartirte como me siento identificada con él; este personaje que muestra 1 de las 2 caras de la Navidad.

La antítesis siniestra de San Nicolás (conocido en las regiones del norte de México y Estados Unidos como Santa Clos) es el Krampus.

Este malvado personaje atormenta a los niños hasta conseguir que se arrepientan, los que no lo hacen, son capturados y llevados en una cesta hasta el infierno.

En el folclore croata, el Krampus es la representación de los malos espíritus y el campeón de las tinieblas. La relación entre San Nicolás y Krampus es una analogía de la eterna lucha entre el bien y el mal.

Yo cuando conocí sobre este demonio fue a través de una película en Netflix, y últimamente me he sentido una mala persona, por lo que si el concepto de Santa Clos existiera… creo que más bien este demonio vendría por mí, y más porque no se que tan arrepentida estoy de lo último que ha pasado.

En las últimas semanas, específicamente creo, en los últimos 40 – 45 días me he sentido con mucha inestabilidad emocional, principalmente brincando del enojo, la rabia al remordimiento, sentimiento de culpa… pasando por un gran vacío, rechazo y una gran pérdida de identidad.

Siento que muchas cosas que me han pasado no son justas, pero al mismo tiempo he reaccionado de la peor manera, me he sentido traicionada por personas que jamás pensé que me pudieran traicionar y simplemente no supe como reaccionar a esto, y solo se ha ido haciendo una bola de nieve más grande, porque cuando entra mi culpabilidad es cuando entra mi pasado, el pasado donde yo hice muchas cosas peores y donde pienso “no tienes vergüenza”… aunque no se lo hayas hecho a la misma persona, tu traicionaste y fuiste desleal antes, así que ahora te toca a ti aguantar.

También creo que es común que a la gente que tenemos un trastorno ya nos tengan etiquetadas… nosotras somos “obsesivas, egoístas, impulsivas” por lo mismo cuando pasa algo ya es normal que cualquier reacción que tengamos pueda ser considerada incluso más exagerada de lo que realmente sea (es solo una hipótesis mía, pero de cierta forma si algo se quiebra es como que casi casi me volteen a ver y me señalen como la culpable sin investigar)

Yo ya estoy etiquetada por mi pareja al día de hoy como “nunca me vas a perdonar” “todo lo que hago ya lo tomas a mal” “tu también te has equivocado” “solo me ves como la que no hace nada bien, y que nunca ha hecho nada bien o al menos eso parece” “parece que ya solo te daño… jamás quise hacerte daño, es real que no vas a perdonar, te decepcioné tanto que no puedes ver más allá de esto” “parece que crees que todo lo que hago es con dolo, y que triste que lo veas así”.

Triste, lo triste es que va a terapia también ella, y si realmente “fuera real” que no voy a perdonarla pudiera dejar de escribirle fácilmente… pero finalmente, me siento (y también me hace sentir) que soy una persona tan complicada que NO VALGO LA PENA, no vale la pena “la hueva” (la flojera) de aventarse lo que pudiera llegar a ser el camino para el perdón, el camino de las explicaciones constantes, el camino de la reconstrucción de la confianza y pareciera que si yo quisiera salvar la relación la que tuviera que TRAGARSE TODO debo de ser YO (y lo digo de manera literal… de ahí mis recaídas con la bulimia que mencioné en mi último post) para poder aparentar que estoy COOL, y pues sí… si ya cometí millones de errores en el pasado ¿QUÉ IMPORTA SI AHORA NO FUE MI CULPA? Como me llegó a decir mi ex esposo en una salida que tuvo con sus amigos, en febrero del 2017 (ya estaba muy tomado y le ganaron las copas) “KARMA´S A BITCH” y ahora lo vivo… de la persona que me hizo sentir en las nubes, de la persona que jamás pensé amar como aún la amo, que fue puesta más allá que en un pedestal por mí… ante mis ojos con ella tenía TODO, ABSOLUTAMENTE TODO, cada milímetro era (y me molesta porque aún lo sigue siendo) PERFECTO para mí, era mi persona, y me traicionó.

Descubrí su traición el 2 de noviembre, pero hasta el 4 de diciembre que le dije de forma tranquila por WhatsApp “por favor lee los mensajes que le enviaste a tu ex, léelos y quiero que veas que fue lo que YO LEÍ, quiero que veas que fue lo que YO VIVÍ”… hasta ese momento casi pude escucharla que dijo un gran “AHHHHHHHHHHHHHHH… no había entendido” porque para ella los mensajes no tenían importancia, eran solo un error, una pendejada, y no quiero meterme en esto a detalle para recibir comentarios a favor y en contra sobre esto… porque luego muchos podrían decirme “tu fuiste infiel en el pasado muchas veces” ¡SI, YA ACLARÉ ESE PUNTO! Al lado de una infidelidad sexual que pueden significar unos mensajes, y creo que cada persona también tolerará en la medida del concepto actual que tengan de FIDELIDAD.

Pero más allá de esto mi problema es ¡¡¡COMO SUPERARLO!!! Cuando estoy intentarlo hacerlo, me viene un brote de rabia, ella saca un comentario a la defensiva y TODO SE VA AL CARAJO.

Literal, es hacerme sentir “si lo quieres arreglar, TRAGA, SOLO TRAGA Y NO DIGAS NADA”

El 2 de noviembre una parte de mi murió… murió mi confianza, mi autoestima, murió una gran parte de mi identidad, de lo que me hacía sentir única y especial… y a diferencia de antes, que necesitaba “acumular trofeos” COGER con distintas personas para hacerme sentir especial, eso no lo busco ni lo necesito, simplemente si alguien me dice que me veo guapa, no me la creo HOY, siento que no valgo, al menos no valgo lo suficiente para tratar de arreglar las cosas… para arreglar las cosas debo de TRAGAR Y NO DECIR NADA… porque si hablo, nace mi rabia, y con mi rabia nacen comentarios de regreso ante mis reacciones de CORAJE como “nunca me vas a perdonar, esto ya no tiene remedio, ya no quiero lastimarte, perdóname por todo, es lo último que quería, te dejaré en PAZ”…

Claramente la que busca la paz no soy yo… es ella, y de forma desesperada y ya vio que la forma de obtenerla es alejándose de mí.

Así que ahora en esta navidad espero la visita de Krampus, y no, no estoy arrepentida de mi mal comportamiento, NO PUEDO CONTROLARLO, y si hoy te dijera me arrepiento se que en 1 hora va a volver a salir, y lo que más triste me pone es que ha habido daños colaterales, menos paciencia con mis hijos, ex esposo, con todos en general; así que quiero ser capturada y que me lleve este demonio navideño hasta el infierno. Ya no quiero seguir aquí, no me gusta… tal vez Krampus considere que estoy a punto de cumplir años y me conceda el deseo, por portarme mal y/o por ser mi cumpleaños.

Finalmente, no creo que irme con él sea peor que quedarme aquí…

No estoy siendo dramática, realmente cada día veo las cosas más negras… todo se va poniendo negro, quiero dormir y no despertar… y todo se resume en:

NO VALGO LA PENA, “no soy suficiente” nunca logré ser ni siquiera lo que mi pareja esperaba, no pude darle lo que se merecía… nunca pudo sentir que tenía mi mano… porque todo esto fue lo que su ex SI LO CUMPLÍA… ya me tocaba pagarla, si no llego a escribir antes de Navidad…

Feliz Navidad

Fuente:

https://creepypasta.fandom.com/es/wiki/El_Krampus

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *